¿Cuáles son los principales tipos de contratos que existen?

spanidhscoswrappernameclasshscoswrapperhscoswrappermetafieldhscoswrappertypetextstyledatahscosgeneraltypemetafielddatahscostypetextCulessonlosprincipalestiposdecontratosqueexistenspan

Clock Lo lees en 11 min

05 septiembre, 2022

Un contrato es un acuerdo entre dos o más partes o entidades y sirve como respaldo y protección legal para las partes involucradas en el acuerdo comercial, por lo que al ser el activo económico más importante de las empresas, deben ser utilizados adecuadamente para maximizar su rendimiento y así lograr relaciones comerciales estables y duraderas.

Los 4 tipos de contratos más utilizados en Latinoamérica

La realidad, es que los contratos pueden tomar múltiples tipos y formas. En esta oportunidad, y dependiendo de su naturaleza, clasificamos los siguientes 4 tipos de contratos más utilizados en los países de LATAM.

1. Contrato laboral o de trabajo

2. Contrato privado o civil

3. Contrato mercantil

4. Contrato público o administrativo

1. Contrato laboral o de trabajo

Un contrato de trabajo es un tipo de acuerdo privado que vincula legalmente al empleador con un empleado, y es utilizado para definir la relación laboral, así como las funciones y las responsabilidades del empleado.

En Latinoamérica, los tipos de contratos más utilizados para vincular a las personas -ya sean físicas o jurídicas- con las empresas que han determinado un acuerdo comercial, son básicamente los mismos en todos los países de la región:

a).- Contrato de trabajo indefinido o por tiempo indeterminado

En el contrato a término indefinido, la empresa no establece un límite de tiempo para el término del acuerdo.

b).-Contrato a plazo fijo o por tiempo determinado

La empresa solo contrata trabajadores por un tiempo concreto.

c).- Contrato de trabajo eventual o por obra

El empleado ejecuta una obra material o intelectual específica y determinada, desde su inicio hasta su término.

¿Qué debe incluir un contrato laboral?

Si bien los contratos laborales pueden variar dependiendo de cada país, por lo general, este tipo de acuerdo debe incluir por lo menos 5 elementos comunes:

  • Responsabilidades del cargo: una visión general de las tareas y obligaciones a desempeñar en el puesto laboral.
  • Duración del trabajo: el contrato debe señalar si es del tipo indefinido, a plazo fijo o por obra.
  • Horario laboral: señalar la cantidad de horas y días que el empleado desempeñará sus funciones.
  • Compensación monetaria: señalar en el acuerdo cuál será el salario inicialmente acordado entre las partes.
  • Prestaciones o beneficios: referido a cualquier tipo de bonificación o beneficio extra que surja de la relación contractual, independiente al salario.
  • Formato de trabajo: definir si el trabajo sería presencial, teletrabajo o mixto. 
Beginner's guide to link building

 

2. Contrato privado o civil

Un contrato privado civil es aquel acto jurídico privado de voluntad propia, en el que se transfiere un derecho o una obligación entre las partes interesadas, como por ejemplo, el caso de un contrato de arriendo.

Los contratos privados o civiles, son, en definitiva, tipos de acuerdos relacionados a la vida privada de las personas, y se diferencian con las siguientes subcategorías:

a).- Contratos unilaterales o bilaterales

De acuerdo al derecho contractual, los contratos bilaterales son aquellos que implican promesas realizadas por ambas partes involucradas, en cambio, los contratos unilaterales implican promesas generadas por una sola de las partes.

Entre los contratos bilaterales, podemos mencionar como ejemplos los contratos de venta, arriendo o contrato de trabajo.

En cambio, un acuerdo unilateral, requiere que sólo una de las partes se comprometa a cumplir una obligación. Un ejemplo de este tipo de acuerdo, son los contratos de seguros de propiedades, en los que cuando el cliente contrata una compañía de seguros, ésta se compromete a pagar una cantidad específica de dinero si ocurre algún daño que comprometa el bien inmueble.

b).- Contratos gratuitos u onerosos

Los contratos onerosos son aquellos acuerdos en los que se establecen provechos y gravámenes para ambas partes, es decir, los participantes que obtienen beneficios tendrán que asumir cargas y prestaciones, por lo que conlleva un precio. El contrato de compraventa sería un claro ejemplo de contrato oneroso.

Los contratos gratuitos, en cambio, son aquellos acuerdos en los que el beneficio es para una sola de las partes, y la contraparte es la única que tiene cargas o prestaciones que cumplir. La parte beneficiada tiene obligaciones que no representan cargas de naturaleza económica, como por ejemplo, un contrato de préstamo o comodato.

c).- Contratos principales o accesorios

Los contratos principales son aquellos acuerdos que existen por sí mismos, es decir, cumplen de forma autónoma su finalidad jurídica y económica, ya que no dependen de otro contrato u otro acto jurídico previo para existir. Un ejemplo de este tipo de acuerdos, son los contratos de compraventa, de arriendo, etc.

Por otro lado, los contratos accesorios no pueden subsistir por sí mismos, es decir, no son válidos si no dependen de la existencia previa de otro contrato, por lo que solo pueden existir por consecuencia de un contrato anterior. Un ejemplo de este tipo de acuerdos son los contratos de garantía, como los contratos de hipoteca.  

d).- Contrato real, solemne y consensual

El contrato real se define como aquel acuerdo que para su perfección -para que tenga efecto- se necesita la entrega de la cosa que constituye su objeto. Por ejemplo, el contrato de comodato.

El contrato solemne es el tipo de acuerdo que está sujeto al cumplimiento de ciertas formalidades o una manera específica de realizarse para que surta efecto. Por ejemplo, las donaciones, que deben estar registradas en registro público, o bien los contratos de compraventa, que se deben realizar mediante escritura pública para que tengan efecto.

Por último, los contratos consensuales son aquellos que son efectivos mediante la voluntad explícita en la manifestación del consentimiento de las partes contratantes. Es decir, se requiere solamente del consentimiento para celebrarlo, como es el caso del contrato de compraventa.

e).- Contrato de tracto único y de tracto sucesivo

El contrato de tracto único se refiere al acuerdo que su ejecución y validación se produce de forma única e inmediata, sin aplazarlo en el tiempo. Un ejemplo de este tipo de acuerdos, es el contrato de permuta o compraventa.

Por otro lado, la ejecución del contrato de tracto sucesivo tiene lugar de forma reiterativa en el tiempo, es decir, se puede ir renovando o extendiendo, como es el caso del contrato de arriendo/alquiler.

3. Contratos públicos o administrativos

En este tipo de contrato, una de las partes involucradas es la Administración Pública o una entidad estatal quien ejerce ciertos beneficios a partir de su interpretación, ejecución y extinción del contrato. Los contratos públicos o administrativos, se ejecutan como garantía de los intereses y en pro del bienestar socioeconómico de la ciudadanía.

Entre los tipos de acuerdos públicos o administrativos más utilizados, destacan los siguientes:

  • Contratos de obras.
  • Contratos de servicios.
  • Contratos de suministro.
  • Acuerdo de concesión de obras públicas.
  • Contratos colaborativos entre el sector público y el sector privado.

4. Contratos comerciales o mercantiles

Un contrato comercial o mercantil es el tipo de acuerdo entre personas físicas o jurídicas que define y regula las relaciones comerciales, es decir, en el que se tiene como objeto un acto comercial, como por ejemplo, la venta de un bien o servicio específico.

Los contratos mercantiles son especialmente relevantes para aquellas empresas que buscan negociar con proveedores y/o atraer nuevos clientes.

Algunos contratos clasificados como mercantiles o de comercio, son:

  • Contrato de compraventa o mercantil.
  • Contrato de seguro.
  • Contrato de transporte terrestre.
  • Letras de cambio, cartas de crédito, pagarés y cheques.
  • Contrato de comercio marítimo.
  • Contrato de sociedades mercantiles.
  • Contrato de factoring.
  • Contrato de préstamo.
  • Contrato de agencia.
  • Contrato de depósito bancario.

Si bien las características y tipos de contratos pueden variar por país, lo más importante es tener claridad sobre los términos y condiciones establecidas en cada acuerdo. Si en tu empresa ya cuentan con estos tipos de contratos básicos o incluso más categorías, debes ser consciente del valor agregado que otorga un contrato claro y transparente para el éxito de las relaciones comerciales, y sobre todo, que se gestione adecuadamente, abarcando todas las etapas que conlleva el ciclo de vida del contrato. 

guia-para-administracion-contratos-lateral

¿Te gustaría mejorar la gestión de tus contratos?

Preparamos esta guía para la administración de contratos.

Descargar guía gratis

Abogado Senior

Suscribete a nuestro NEWSLETTER

Completa este campo obligatorio.
Completa este campo obligatorio.
Completa este campo obligatorio.
-
ARTÍCULOS RELACIONADOS
-